Translate

22 marzo 2016

Cazando Meteoritos

                       El Espacio no es tan vacio como cualquier mortal pueda imaginarlo.

Algunos pensarán equivocadamente que ese aumento se debe al incremento de la población humana, y al nacimientoUna lluvia imperceptible y continua de polvo cósmico y restos de meteoritos y de cometas cae sobre nuestro planeta. Se estima que cada 30 segundos choca una partícula con un diámetro comprendido entre un 1 mm y 1 cm. Pero la lluvia más "pesada" está compuesta de micrometeoritos, partículas de unas décimas de milímetro de grosor. Este chirimiri nos cuela a diario 100 toneladas de materia cósmica. Si sumamos todos los aportes, la Tierra engorda 12 millones de toneladas cada año.caso de los carnívoros o herbívoros), o de piezas diminutas de roca pulverizada. Estas partículas miden hasta una décima de milímetro y pueblan, en una ten
Los micrometeoroides plantean una seria amenaza para la exploración espacial. Su 
velocidad con relación a una nave espacial en órbita puede ser mortal, la resistencia al impacto de micrometeoroides constituye un desafío en el diseño de naves espaciales y trajes espaciales. Aunque el mínimo tamaño de la mayor parte de micrometeoroides limita el daño producido, estos impactos a gran velocidad degradan constantemente la cubierta externa de la nave. La exposición a largo plazo puede amenazar la funcionalidad de los sistemas de una nave espacial.
Los impactos por pequeños objetos a alta velocidad constituye un tema corriente dentro de la investigación en balística terminal. La aceleración de objetos hasta tales velocidades es difícil; las técnicas actuales incluyen motores lineales y cargas huecas. El riesgo es mayor para objetos que estén en el espacio durante largos períodos del tiempo, tales como satélites o hipotéticas naves en viajes interestelares

Este hallazgo, llevado a cabo por un equipo de investigadores liderado por el doctor Michael Callahan, sustenta la teoría de que la vida en la Tierra podría haberse originado a partir de la llegada de asteroides.
Los científicos analizaron muestras de 12 meteoritos recuperados de la Antártica y Australia, y a través de un espectrómetro de masascromatografía líquida encontraron rastros de adenina, guanina y una gama de moléculas conocidas como nucleobases (incluidas tres que son muy escasas en la Tierra).

                           

                               

Lluvias de micrometeoritos enfriaron a la Tierra y a Marte hace unos 4.000 millones de años

 El equipo de Mark Sephton del Imperial College de Londres estudió los efectos del Último Gran Bombardeo, un período de la infancia del sistema solar que duró alrededor de 100 millones de años, y durante el cual cuantiosas lluvias de meteoritos acribillaron la Tierra y Marte.

Los micrometeoritos proceden mayormente del cinturón rocoso de asteroides entre Marte y Júpiter. Los micrometeoritos que sufren perturbaciones orbitales pueden acabar siendo atraídos gravitatoriamente hacia la Tierra y Marte. Al entrar en las capas altas de las atmósferas de esos planetas, se calientan hasta temperaturas de unos 1.000 grados centígrados, liberando gases como el dióxido de azufre.

El dióxido de azufre en la atmósfera forma aerosoles, compuestos por partículas sólidas y líquidas, que desvían la luz solar y hacen que el planeta en cuestión sea más frío.

Los autores del nuevo estudio han calculado que las lluvias de micrometeoritos liberaron cerca de 20 millones de toneladas de dióxido de azufre cada año en las capas altas de la atmósfera de la Tierra durante el Último Gran Bombardeo.

Lluvias de micrometeoritos
Lluvias de micrometeoritos enfriaron la Tierra y Marte hace unos 4.000 millones de años. (Foto: ICL)
En cuanto a Marte, el equipo de investigación ha deducido que estos micrometeoritos liberaron en Marte hasta medio millón de toneladas de dióxido de azufre cada año durante el mismo período de tiempo.

Hace 4.000 millones años, llegaba a la Tierra mucha menos energía procedente del Sol, lo que dificultaba que la vida primitiva proliferase en nuestro mundo. Y en Marte la situación no fue mejor. Pese a recibir bastante menos dióxido de azufre, su mayor distancia al Sol, así como la pérdida de su campo magnético y la de sus gases de efecto invernadero, acabaron provocando en él un enfriamiento global.

No hay comentarios:

Publicar un comentario