Translate

12 febrero 2018

Alimentación del Futuro



Los granjeros precursores del nuevo mundo criaban rebaños de ganado en las praderas; hoy la agricultura se ha desplazado a cobertizos de alta tecnología con clima controlado y el ganado ahora, tiene seis patas, no cuatro. Criar insectos para comer, algo conocido como mini-ganadería, es una novedad en el mundo occidental, aunque durante miles de años muchas culturas han disfrutado de los insectos recolectados en el medio silvestre.
  Jarrod Goldin, experiencia en la crianza de grillos y larvas, y se considera un veterano de los insectos. En 2013, leyó un informe de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre el futuro de los insectos como comida y en la televisión vio al fabricante de alimentos a base de insectos, Pat Crowley, fundador de Chapul, lanzar sus barras proteínicas de grillos a los inversionistas  
criando insectos como fuente saludable y ambientalmente sostenible de pr
oteínas para la alimentación humana.Nuevas granjas de insectos.


Comer seguirá siendo un placer en el futuro y para ello los tecnólogos juegan con texturas y sabores de productos, en los que se aplicará la tecnología para eliminar la huella del procesado industrial y obtener alimentos mucho más naturales y agradables


  Los científicos de hoy diseñan cómo será la comida de mañana en la que predominarán los aditivos naturales frente a los artificiales. Además, se podrán cambiar las propiedades nutricionales de muchos alimentos e incluso reducir los tiempos de producción y recogida de los cultivos, y mejorar las condiciones de determinadas plantas para que sobrevivan en condiciones climatológicas extremas.

Los Insectos como nuevas fuentes de proteínas: Por sus valores nutricionales (alto contenido en proteínas) comienzan a introducirse en sociedades occidentales. Sobre este tema puedes conocer más La creciente demanda de productos cárnicos y otras fuentes de alimentos ricos en proteínas es cada vez mayor. En este sentido la necesidad de encontrar nuevas fuentes alternativas y fiables de proteínas va a ser clave. Ante este nuevo panorama, ¿qué opciones se están planteando para la industria alimentaria?


Ya existe una amplia gama de fuentes vegetales de proteínas como las semillas de chía, las de cáñamo, la quinoa, presentes en el mercado. Concretamente, la semilla de chía fue aprobada como nuevo ingrediente En enero de 2013, la Unión Europea autorizó a “The Chia Company” a comercializar sus semillas de Chia como “novel food ingredient” pre-envasadas, siempre que indicase en el etiquetado un consumo máximo de 15 gr por día, y a aumentar el contenido del 5 al 10% en los productos de panadería, pan, cereales para el desayuno y mezclas de fruta, frutos secos y chia.

Hace unos días Innofoods Ltd., con sede en Reino Unido, solicitó a la Unión Europea la aprobación simplificada de sus semillas de Chia, producidas en Sudamérica, alegando su semejanza con las semillas comercializadas por “The Chia Company”, cultivadas en Australia. ¿Qué hace que sea tan interesante esta semilla? Su valor nutricional y los productos de alto valor añadido que se pueden obtener son su aspecto diferencial.
Omega-3: valor nutricional de las semillas de Chia
Las semillas de Chia se caracterizan por sus niveles de proteína, fibra y ácidos grasos Omega-3. Son bien conocidos los beneficios que aporta el Omega-3 en la dieta. Éste puede ser aportado directamente por la Chia o extraído de las semillas e incorporado a otros alimentos, como por ejemplo a aceites.
La extracción del ácido graso de las semillas se puede llevar a cabo mediante la técnica de fluidos supercríticos. El CO2 en estado supercrítico, es capaz de pasar a través de la harina de semillas de chia y arrastrar el Omega-3, obteniéndose como resultado el ácido graso y harina con menos porcentaje de grasa. Con el fin de no perder el valor de la harina resultante se deja un pequeño porcentaje de Omega-3.
En Estados Unidos las semillas de chia se emplean como ingredientes en snacks, puddings y bebidas entre otros. Por otra parte, la semana pasada Drink Chia, la primera bebida de semilla de Chia,  anunciaba su entrada en el mercado de las bebidas 
Pero a medida que crece la demanda, científicos y empresarios están investigando y desarrollando alternativas de proteínas más saludables y económicas, para conseguir un suministro de alimentos más sostenible. Entre las alternativas que empiezan a presentarse destacamos las siguientes:
Algas: Las algas contienen altas cantidades de proteínas, por ello, pueden ser una nueva fuente interesante de proteínas para aplicaciones alimentarias. Por ejemplo, la Chrorella, contiene aproximadamente un 60% de proteínas. En este artículo sobre le potencial de las microalgas 

Nada de cazadores solitarios.Habrá que organizarce, será una empresa del futuro

 Insectos: Los insectos ofrecen un valor nutricional similar a la carne en términos de calorías y contenidos de proteínas, pero son mucho más bajos en cuanto a precio y generalmente, contienen menos grasa. Ya hay empresas que están comercializando productos incorporando como base la harina de grillo.

Además de las algas y los insectos, están empezando a aparecer sustitutos vegetales del huevo. A partir de una base vegetal se crea un ingrediente alternativo a los huevos para utilizar en productos horneados como por ejemplo en galletas con chocolate. Un ejemplo de este tipo de productos es Just Mayo, desarrollado por la empresa Hampton Creek Foods.

De todo ello hablaron un panel de expertos centrados en el desarrollo de proteínas alternativas en un evento.





No hay comentarios:

Publicar un comentario